Friday, June 24, 2016

“PICNIC” DE FERNANDO ARRABAL



“PICNIC” DE FERNANDO ARRABAL: 
SARCASMO Y AUTORITARISMO

Por Armando Arteaga

En el Noveno Festival de Teatro Aficionado, en la Asociación Peruano-Japonesa, destacó la puesta en escena de la obra “Picnic” de Fernando Arrabal realizada por la Compañía de Teatro & Danza bajo la dirección de Lorenzo Rico, pequeña pieza de 30 minutos, que es un alegato contra  la guerra, esa actividad bélica que envuelve la vida de los hombres y que destruye la convivencia humana del mundo actual, por lo menos, es una “crítica’’ a mediados del siglo veinte, con ribetes cómicos, a los  que nos tienes destacado del ‘’postismo’’ español, tomando como herramientas todos los instrumentos del teatro del absurdo y  la crueldad exhibicionista, llena de sarcasmo y despiadada crítica social al autoritarismo y el totalitarismo. 

 Arrabal
 
Picnic en el campo de batalla es una obra escrita por Fernando Arrabal en 1947 y estrenada en 1952, donde se evidencia lo absurdo y cruel de la guerra, de cualquier guerra. Un matrimonio de ancianos decide ir a la guerra a visitar a su hijo, un soldado, y  ofrecerle un suculento día de campo en el frente de batalla. Compartirá con un soldado enemigo, éste picnic de manera amistosa y empezarán a  comentar las  vivencias nefastas en la guerra, llegando a la conclusión que ninguno de ellos quiere seguir estas experiencias bélicas, determinando lo absurdo del conflicto, buscando la manera de regresar a casa y terminar con estas acciones, en donde perecen en el dilema del “teatro de operaciones” de esta guerra.
La puesta en escena de Lorenzo Ricco es fiel al texto dramático de Arrabal, se mantiene la estructura narrativa dentro de la visión que le impone el manifiesto más surrealista de Arrabal (Zapo: Soldado, Hijo del matrimonio Tepán. Zepo: Soldado enemigo. Señor Tepán: Padre de Zapo. Señora Tepán: Madre de Zapo. Dos Camilleros). Mantiene los diálogos delirantes, la absurdidad de lo cotidiano, la la ironía experimental, la inventiva verbal y el predominio de lo subjetivo.  La guerra es un suceso absurdo aun observados por estos personajes ingenuos e inocentes. 

 El libro de Arrabal

El disfrute del “picnic” en el escenario mismo de la guerra ha sido logrado por un buen manejo de la iluminación que apoya la acción y la especulación narrativa de la obra.  Ricco ha cuidado bien este factor que ayuda a subraya sus  propias hipótesis acerca de la guerra consiguiéndolo con un trabajo verosímil de sus actores, que aunque son aficionados, se esfuerzan por lograr realismo y postura acertada en el lirismo cruel de la imaginación de Arrabal.   Acertada la iluminación de la escena final planeada por el director Ricco. Suena la música, bailan y, de tan alegres, no se dan cuenta de que se han reanudado los combates y «una ráfaga de ametralladora los aniquila a los cuatro». Entran los camilleros y baja el telón.
Ha sido un acierto poner nuevamente al público juvenil este pieza  teatral “Picnic” de Arrabal, aunque hubiese sido bueno también recordar otras obras  como “Cementerio de automóviles” o  “El arquitecto y el Emperador de Asiria”, pues creo que Ricco está preparado para riesgos más difíciles.  Nos ha gustado la realidad escénica del espectáculo y la impronta dramática-literaria de Arrabal, que hasta nos parecía haberla olvidado.  Pero no, está viva, y presente.  

 Arrabal en la modernidad liquida

Saturday, June 04, 2016

LA ESCENOGRAFIA TEATRAL COMO UNA EXPERIENCIA ICÁSTICA

ARMANDO ARTEAGA:
LA ESCENOGRAFIA TEATRAL   
COMO UNA EXPERIENCIA ICÁSTICA  (1)

Por Nuria Gómez de la Torre*




Armando Arteaga

Gómez de la Torre: ¿Cómo empezó en usted este tema de la escenografía teatral?

Arteaga: Empezó siendo una tarea complementaria al desarrollo de mis estudios de arquitectura, y más tarde, algo vital al trabajo practico de la arquitectura. Resulta que un día de esos tiempos inquietos, posiblemente el año 72,  Hugo Salazar del Alcázar (amigo, poeta, estudiaba arquitectura como yo) me pidió que hiciera una conferencia para sus alumnos y compañeros de un circulo de estudios que eran de un taller de arquitectura de la Universidad Ricardo Palma, y para suerte nuestra,  que,  en ese taller había un grupo muy interesado en los temas del teatro, del espacio teatral.  Habían estudiado muy bien los aportes de La Bauhaus, y ya estaban  leyendo a Brecht.  y a Piscator.  Fue entonces que me pidieron discutir la relación entre teatro y política, pero desde la visión académica de la icnografía escenográfica, desde nuestra perspectiva de estudiantes de arquitectura. Ellos tenían en ese momento como referente bibliográfico el libro “Investigaciones sobre el espacio escénico” de Juan Hormigón.



“Lazarus Laughed” de O´Neill/ Boceto de Armando Arteaga


Todos allí éramos estudiantes de arquitectura, éramos de la UNI, de Ricardo Palma, de la UNSA…, pero también habíamos pasado por la experiencia de lo teatral.

En mi caso, yo había estudiado en el Club de Teatro de Lima (en el sótano del Cine Le Paris, en La Colmena) con Reynaldo D´Amore, que era un maestro de primera, director y actor argentino,  venido desde la experiencia de los tiempos teatrales de Sebastián Salazar Bondy, de la apertura de la Agrupación  Espacio, y el social progresismo, había puesto en escena obras importantes con el Teatro de la Hebraica, además era un seguidor y divulgador de las ideas de Stanivlaski; todo esa experiencia mía fuera de la universidad,  complementada con mi otra experiencia en la FAUA,  “algo brechtiana”  en el TUNI,  que había obtenido con mi acercamiento al “distanciamiento brechtiano” que enseñaba  Atahualpa del Cioppo, pues por esa época,  el maestro uruguayo, que era muy vanguardista nato, había puesto en escena en una carpa de circo en la Concha Acústica del Campo de Marte, Ubú Rey, la obra de Alfred Jarry.

Gómez de la Torre: ¿Entonces su experiencia viene del teatro universitario?

Arteaga: Se podría decir que sí. Aunque yo, ya tenia otras inquietudes, en ese momento,  andaba más interesado por el cine; pero Hugo Salazar del Alcázar, que era muy amigo mío, un joven muy inteligente y de una cultura amplísima, me convenció de seguir juntándonos para hablar de “espacio teatral”,  y tuvimos  muchas reuniones de café y tertulias literarias donde siempre estaba presente nuestro interés por el espacio escénico; así que, siempre que podíamos nos juntábamos para retomar este tema de la problemática de la escenografía teatral. 





“Los Ruperto” de Juan Rivera Saavedra/ Boceto de Armando Arteaga

Aunque, lo cierto fue que terminamos haciendo revistas de arquitectura y de literatura, también recuerdo estos tiempos con Wiley Ludeña, otro amigo importante, de aquellas hazañas de estudiantes. El grupo de Hugo y Wiley,  donde también solía activar y aparecer ciertas tardes Percy Valencia (con Eduardo De Piérola hicieron la escenografía de “Cuanto cuesta el hierro”, una obra de Brecht, que dirigió Arturo Nolte, con el TUNI), tenían una experiencia muy amplia, habían participado en un encuentro teatral con campesinos en Andahuaylas, así que ellos dominaban el tema del teatro como un problema didáctico.






“La Orestia” de Esquilo/ boceto de Armando Arteaga


Gómez de la Torre: La tendencia viene entonces específicamente de un grupo de estudiantes de arquitectura que estaban interesados por los problemas del “espacio teatral”, en un momento de conflictos sociales en el país.

Arteaga: Claro, era algo demasiado académico, pero todos teníamos practica política, por nuestra cultura, éramos inquietos, y porque creíamos que la arquitectura era una ciencia social, o una técnica (de carácter social), de eso habla en su  libro "Arquitectura para una ciudad fragmentada" de Elio Martucelli  quien ha dedicado unas paginas a la revista Tramma (que era de asuntos de arquitectura y urbanismo), pero estábamos interesados, tal el caso de Hugo y yo, en temas más específicos como el teatro y el cine, ambos terminamos haciendo critica teatral y critica de cine en periódicos y revistas.  Pero teníamos  capacidad para lo del espacio teatral, éramos geómetras, manejábamos el dibujo y la perspectiva, el diseño, la geometría descriptiva, nos faltaba tiempo para ponernos hacer cosas especificas, éramos dispersos también, pero de allí  viene esa parte dedicada por nosotros al interés por el teatro, y la escenografía teatral.

Gómez de la Torre: Y resultó estudiando en el Seminario de Saulo Benavente nada menos…

Arteaga: También era algo, de juego lúdico,  del destino, un día se aparece Hugo Salazar del Alcázar muy agitado, por los pasadizos de la Facultad, me dice, mañana tenemos una reunión con Silmel Siqueira en El Haití de Miraflores,  iba a poner en escena “Muerte y Vida Severina”  de Joao Cabral de Melo Neto, resulta que Pablo Fernández le había hablado de nosotros dos para ayudarle a armar la  escenografía y luces para su obra. Pablo Fernández estaba agradecido de la ayuda que le habíamos dado para realizar su escenografía de “Raíces” de Wesker en la AAA.  De allí, del Haití,  nos fuimos a tomar unos vinos a la casa de Hugo Salazar del Alcazar, la verdad que Silmel era un personaje que hablaba con una pasión increíble sobre la escenografía,  entonces  nos unimos a Marco Leclere para hacer unas maquetas, la cosa resulto más fácil a partir de esa experiencia. 

Años más tarde, Norberto Testa,  me contacto con Saulo Benavente para ir a su Seminario de Escenografía en la Universidad de Costa Rica.  Fue así que empecé a tomar el tema de la escenografía como algo serio, resultando ser, en lo personal,  algo contradictorio entre arquitectura y teatro. Saulo ya era una leyenda de la escenografía argentina, y yo  (había hecho un curso de dramaturgia con Vicente Leñero en la Universidad Autónoma de Puebla), y ya escribía crítica de cine en Expreso y en otras publicaciones, la experiencia me resulto un paso importante, no necesariamente un paso más en la vida. 

Después de ese encuentro del Seminario con Saulo Benavente, la cosa fue diferente, me di cuenta que podía hacer algo mayor, a pesar de que los grupos teatrales peruanos le corrían al tema del espacio escénico, estaban muy imbuidos en el “teatro laboratorio” de Grotowsky, y eso impedía un dialogo sobre espacio teatral, y,  yo tire una patada al tablero, me aislé (con respecto a la actividad teatral limeña), me dedique más a la critica cinematográfica, lo que al final fue una actividad solitaria, tomada de vez en cuando. 

Muchas veces le mostré mis bocetos a Hugo, y en él había entusiasmo,  hasta hablamos de hacer una exposición colectiva, pero eso no se realizó nunca. Aunque, después,  con ITI-UNESCO de Eduardo Navarro,  si, me puse a enseñar, a dar lecciones de escenografía teatral, pero allí vino el apagón cultural de sendero y la dictadura de Fujimori, y todo se opaco de nuevo,  en blanco y negro: quedo como algo inconcluso, esa falta de color, de iluminación para el teatro peruano. Era imposible hablar de arquitectura de “instalaciones  efímeras” en ese momento, cuando mi entusiasmo volvía  a poner los ojos en el teatro, para hacer con mas profesionalismo escenografía.  Aunque siempre he realizado esporádicamente trabajos para algunos amigos y productoras.




”Amor, Gran Laberinto” de Sebastián Salazar Bondy/Detalle de boceto de Armando Arteaga

Gómez de la Torre: ¿De qué tendencias del mundo académico se siente Ud. más cercano?

Arteaga: No creas que todo era así tan político y social, también nos gustaba la parte formal, tomábamos con mucha admiración “Los fundamentos del diseño” de Robert Guillam Scott, para nosotros el diseño era lo más importante, antes que lo que te pueda dar la realidad, todo se  transformaba a través del diseño, ese era nuestra herramienta, por eso, en lo que hemos visto en bocetos, en maquetas, en fotografías, y en “mise in scene” de obras teatrales,  en el caso peruano, donde se dan muchas limitaciones para explicar el proceso histórico de la escenografía (no existen casi archivos),  me gustan los aportes de Santiago Ontañón, Alberto Terry,  Santiago Escomel, Remberto Latorre, Marco Leclere, Ricardo Greco, Marcelo Damonte, E. Baananate, Virgilio Velásquez, Luis La Roca, Alberto Yauri, Pablo Fernández, Carlos Padilla, Jorge Guerra, Jorge Málaga, Pepe Corzo, Milagros Ponce de León, Mario Ráez, y Carlos Mesta.  Tal vez estoy olvidando algunos nombres. Algunos pintores que se han acercado a la escenografía teatral: José Sabogal, Víctor Delfín, Carlos Aitor Castillo, y Francisco Izquierdo López.  Siempre que puedo vuelvo al tema del diseño escenográfico.   Este año hice un curso de iluminación con el profesor argentino  Facundo Estol en la PUCP, fue muy interesante volverá a tomar café con jóvenes que estudian escenografía, aunque las cosas han cambiada mucho, hoy con los aportes de la tecnología, hay mas tiempo para la especulación y para obtener mejore resultados en cualquier proyecto. 





(1)     ARMANDO ARTEAGA,
ARQUITECTO Y ESCENOGRAFO

Armando Arteaga,  es arquitecto, periodista y escritor.

ESTUDIOS

Realizó estudios  de Arquitectura, Urbanismo y Artes en la Universidad Nacional de Ingeniería-Lima (UNI).  Participó en el Teatro Universitario de la UNI (TUNI) como ayudante de director de escena con Atahualpa del Cioppo; y como diseñador de bocetos y maquetas con Marco Leclere en el Teatro de la Universidad Católica  (TUC-PUCP).   Estudió en el Club de Teatro de Lima  con Reynaldo D´Amore, y con el Grupo “Histrión” con Sergio Arrau.  Estudió cinematografía con Armando Robles Godoy. Estudió en el Taller de Dibujo de Cristina Gálvez.  Estudió literatura dramática con el maestro Vicente Leñero (Universidad Autónoma de Puebla-México).  Estudió escenografía y tramoya teatral en ENSAD (Escuela Nacional Superior de Arte Dramático) con el profesor Remberto La Torre.

TRABAJOS

Trabajó como voluntario bibliotecario e investigador revisando el archivo del profesor  Guillermo Ugarte Chamorro en el TUSM (Teatro Universitario de San Marcos).  Profesor de maquetas, diseño grafico, luminotecnia y acústica,  y de planificación regional,  en la FAUA-UNI-IDESUNI (Universidad Nacional de Ingeniería). Ha participado en la puesta en escena de diversas obras teatrales, y en la dirección de cortometrajes y documentales.  Ha dictado cursos, conferencias y recitales en diversas universidades e instituciones culturales.  Ha publicado libros y  artículos literarios en diversos periódicos del país y el extranjero, lo mismo que en  múltiples blogs en varios idiomas. Ha sido profesor de “Escenografía Teatral”  en Instituto Internacional de Teatro (ITI-UNESCO),  y profesor visitante del curso  “Espacio Escénico” en la Universidad Antenor Orrego (Trujillo),  en la Universidad Nacional del Centro (Huancayo), y en la Universidad de Palermo (Buenos Aires-Argentina).  Ha participado invitado como critico de cine y teatro en varios festivales de cine y teatro  (nacionales e internacionales).   Es editor de la revista Cine indígena Cuaderno de Temas Audio-Visuales. 

PUESTA EN ESCENA DE OBRAS

Ha realizado bocetos, maquetas, planos, asesoría en decoraciones y realizaciones  pictóricas en obras teatrales, entre otras:            

1976 El Fantoche Lusitano
1980 Antígona
1982 La Celestina
1994 La vida es seño
2001 Casa de muñecas
2004 Woyzeck
2010 La casa de Bernarda Alba




“Esa luna que empieza” de  Percy Gibson Parra/ Boceto Armando Arteaga


*Escenógrafa chilena que vive actualmente en Londres. Revista Theatre Bear Down. 

Monday, May 09, 2016

COLOQUIO WILLIAM SHAKESPEARE EN CINCO ACTOS (1616-2016)


INSTITUTO RAÚL PORRAS BARRENECHEA
CENTRO DE ALTOS ESTUDIOS E INVESTIGACIONES PERUANAS
UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS

«COLOQUIO WILLIAM SHAKESPEARE EN CINCO ACTOS
(1616-2016)»

9 - 13 de mayo (7 p. m.)

Auditorio IRPB - Colina 398, Miraflores


Desde este lunes 9 hasta el viernes 13 de mayo se llevará a cabo el coloquio "William Shakespeare en Cinco Actos (1616-2016)" en el Instituto Raúl Porras Barrenechea, calle Colina 398, Miraflores. Esta actividad, organizada por la Academia Peruana de la Lengua y la Escuela Académico Profesional de Literatura de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, tiene como objetivo conmemorar los 400 años desde el fallecimiento del dramaturgo inglés William Shakespeare, también conocido como el Bardo de Avon. Ingreso Libre.

CRONOGRAMA

Lunes 9

Ø  Modera: Said Trujillo

            Ricardo Silva-Santisteban (Academia Peruana de la Lengua)
            «Las características del teatro isabelino»

Ø  Modera: Lorena Ventura

            Presentación del libro:
            Antonio y Cleopatra, de William Shakespeare
           
            Presentan:
            Julio Isla Jiménez (PUCP)
            Ricardo Silva-Santisteban (Academia Peruana de la Lengua)

Martes 10

Ø  Modera: Ana Alejos

            Carlos García-Bedoya (UNMSM)
            «Shakespeare y la modernidad»

Ø  Modera: Maricielo Aguinaga

            Ricardo Bedoya (UL) «Shakespeare en el cine»

Miércoles 11

Ø  Modera: Serguey Reyes

            Moisés Sánchez Franco (UNMSM)
            «La ubicuidad de Sir John Falstaff»

Ø  Modera: Cindy Torrejon

            Jorge Chiarella (Aranwa teatro)
            «La dirección escénica de las obras de Shakespeare en el Perú»

Jueves 12 

Ø  Modera: Jinet Díaz

            Julio Isla Jiménez (PUCP) «La tempestad y la música»

Ø  Modera: Ramiro Candia

            Mesa redonda:
            “Disquisiciones en torno a Shakespeare” Christian Cáceres (UNMSM)
            “Aproximaciones a las sonetos” Erick Weis (UNMSM)
            “Escenificación y adaptación de Shakespeare en el Perú actual” Serguey Reyes   (UNMSM)
            “Los personajes de Shakespeare en las comedias”

Viernes 13

Ø  Modera: Rommel Salazar

            Agustín Prado Alvarado(UNMSM)
            «El barroco díscolo: El Quijote, Hamlet y El rey Lear»

Ø  Presenta: Erick Weis

            (Re)creación escénica de fragmentos de Shakespeare por EspacioLibre

            Actúan: Jhuliana Acuña, Karlos López Rentería, Javier Quiroz

            Dirige: Diego la Hoz